"Nothing. . . Everything. . . Nobody. . . Somebody."

Friday, December 7, 2007

Sodamanía: cuenta regresiva


Donde el bloggista lanza un S.O.S y pregunta si alguien lo quiere o acompañar a La Cúpula

Mañana es el concierto del año en el Estadio Nacional y he estado como seguramente han estado todos los que tienen una entrada: reescuchando completa la discografía de Soda Stéreo. Sigo pensando que este grupo es nuestra versión de la beatlemanía, aunque con sus particularidades: una carrera que empezó haciendo odas satíricas de la vida "moderna" de ese entonces -el Soda Stéreo (1984)- y que derivó en esta suerte de sonido casi intemporal con un lirismo erótico bastante abstracto -Sueño Stéreo (1995)-. Un crítico, creo, vería una oposición entre la "soda" y el "sueño". Son los extremos de un crecimiento que varios tuvimos la fortuna de vivir. Es el soundtrack de muchas vidas adultas de hoy.

Como toda buena discografía es difícil escoger UN solo disco, o sea, el mejor para llenar la encuesta. Nunca entendí por qué muchos piensan que el Cancion animal lo es. Tiene por ahí un par de rellenos que no soporto mucho: "1990" y "Sueles dejarme solo", que es una nueva versión de "De música ligera". Tengo una teoría: sospecho que es porque nadie entendió muy bien ni disfrutó el funk neoyorquino del Doble vida (1988) -una roca estilística obra de Carlos Alomar, el productor, quien es también el artífice del momento más bochornoso del grupo: el rap de "En el borde"- al punto que respiraron aliviados con aquella "vuelta a la forma" (la "forma" es el sonido de Signos (1986), el Soda Stéreo por excelencia).

Pero el alivio es engañoso, porque el Canción animal (1990) aún tiene el sonido de los ochenta. De haber seguido así Soda no hubiese sobrevivido el cruce generacional y se hubiera quedado, creo yo, como un grupo nostalgia. En vez de eso sacaron el Dynamo (1992), su mejor álbum.

Curiosamente, a pesar de todo el menjunje seudoelectrónico, nunca sonaron mejor como un trío compacto, no desde el primer disco. El Dynamo es un ruido maravilloso, como alguna vez me dijera una amiga acerca de otra cosa, porque hay grandes secciones que son sólo eso: ruido. Sí, ya sé que el Loveless fue mucho más radical. Pero entenderán la idea sin joder.

El remate con Sueño Stéreo (1995) es perfección pura, pero sin experimentos. Es un alarde de la sofisticación para hacer canciones, de los músicos soltando música por eso es lo que tienen que hacer. Y, claro, con unas letras tan pulidas como la siguiente:

Un nuevo acorde te hace mirarme a los ojos / Aún tengo al sol para besar tu sombra

En fin, todos tendrán su propio rollo con el grupo. En realidad la idea del post era ver quién más va a La Cúpula mañana a ponerle punto final a una parte del pasado y me fui por otro lado. Huevadas de fan.

7 comments:

Anonymous said...

Dynamo es una JOYA, de comienzo a fin. Has reparado en la poesia de Ceratti, realmente un ser sensible "hasta el extremo." aaaahhh!

El Chato Heston said...

Se sabe que la originalidad no es virtud de Cerati, a quien la anglofilia y el buen gusto le bastaron para ser rey en el habla hispana. Cual sismógrafo, cada álbum era registro del temblor sonoro que pulverizaba la isla, o un catálogo muestrario del sonido 4AD.

Así, el sonido crudo, primario y distorsionado de Canción Animal, se anticipó al retorno que experimentaría el grunge en los 90's. Dynamo, definitivamente lo mejor que hizo el trío, tambien tenía una arrugaza con Loveless (imposible que exista un post dedicado a este disco sin mencionar MBV), además de Curve, Ride, Lush, Slowdive, Cocteau Twins... sus dioses no saldaron cuentas.

No es el genio que dice ser, desengañense. Pero sería injusto conmigo mismo si olvidase el impacto cerebral que sufrí con la Secuencia Inicial, el hipnotismo de En Remolinos, el un-dos de Claroscuro y Fue, Ameba, el despecho hecho himno al ego en Toma La Ruta. Vamos, el mejor album de rock cantado en español, con el escozor que produce esa etiqueta: un amor de música ligera, del cual nada nos libra, y sí, nada mas queda.

Fantomas said...

mr. heston, usted hizo un amague de diatriba, quebró para subir por la punta del homenaje y terminó rendido en la línea del gol que suena a la distancia.

saludos

kill gil said...

sueño stereo tambien es una maravilla

El Chato Heston said...

Y eso que no los llamo 'la trilogía del rock'... ya tienes tu lista de discos del año? En esta semana sale la nuestra.

Fantomas said...

fui a tu pagina y vote por in rainbows de radiohead, que es el unico que he escuchado de principio a fin en rotacion continua por horas.

luego he sido algo inconsistente para escuchar otros discos.

blonde redhed y 23 pudo haber sido un gran candidato, pero algunas canciones son flojas para mi gusto.

el new moon de elliott smith tiene tanta musica que apenas si he podido con el disco 1, que es genial.

neon bible termino por aburrirme. buenas canciones, pero no se a donde se le fue la sangre a este grupo.

el boxer de the national es una sola gran cancion en doce partes. o sea, puede ser monótono.

pero uno que me ha parecido irresistible es el graduation de kanye west, patin que muchos maletean. entre ese y el "late registration" realmente la he pasado bien escuchándolo (aun no me he tomado la molestia de darle una chequeada al college dropout, el primero de la trilogía)

también disfruté el or give me dead - aqueduct.

huevadas insufribles para mi gruesa sensibilidad pop: panda bear, the field, menomena. no son malos, pero bueno ahi no mas, se los dejo a los especialistas.

un gran disco del 2007 que esta pasando caleta: astronomy for dogs de the aliens. hay que tenerle paciencia.

Omar said...

mmmm,
soda es una banda sobrevalorada, mucho marketing.