"Nothing. . . Everything. . . Nobody. . . Somebody."

Wednesday, December 19, 2007

Reseñismo, amiguismo 2


Donde el bloggista sigue echando más leña al fuego en una metacrítica wannabe

Ayayay. No podíamos despedir el año sin una última pujadita de bilis, reacciones e indignaciones. Remato el tema con un par de comentarios seudometacríticos. Quién lo diría.

Victor Coral mencionó el caso en su blog. Aunque lo hizo con un guiño, sin decirlo frontalmente:

*Amigos. En el Dominical el narrador Marco García Falcón se entusiasma ante las potencias narrativas del Inventario de las naves de Alexis Yparraguirre. Para Marco el libro de Alexis es equiparable a algunos de Kafka. ¿Será?

Por cierto, lo que escribió Coral está dentro de lo que un comentarista sobre un texto público puede hacer con toda tranquilidad, sobre todo si lo hace con su propio nombre y si, además, coloca un link donde un lector cualquiera puede contrastar su opinión. Hubiese sido ideal que se despachara un poco más -como lo hizo en los comments del post anterior aquí mismo-, concentrándose en el lenguaje de la reseña y aclarando más el caso para el lector que no está enterado. Pero lanzar una sospecha en forma de pregunta, ¿es reprobable?

Nos responde la reacción airada de Daniel Salas en el Gran Combo Club. Llamó a Coral "insidioso". Pero no sólo eso: lo llamó "candidato al blogger más insidioso". Ya. Yo no sé si haya criterios objetivos para detectar la insidia. Pero su opinión es su opinión. Vayamos al texto. ¿Qué reclama Salas? En principio, esto:

No solamente hay un notorio error en la ortografía del apellido del autor. Hay también una gran mentira. En ningún momento Marco equipara los cuentos del Inventario de las naves con los de Kafka. Simplemente, los inscribe en una tradición y nos invita a leerlos de esa manera. Este es un procedimiento común de la crítica: afiliar una literatura dentro de una vertiente de producción.
Lo que dice Salas es verdad. En ningún momento MGF compara a Iparraguirre con Kafka. Pero, ¿acaso hace lo que dice que hace? ¿Qué dice MGF sobre El inventario de las naves? Con respecto a filiaciones literarias dice dos cosas. La primera:

Estamos ante un universo inédito en nuestra narrativa, pero cuya existencia se sustenta en el diálogo con una rica tradición (Borges, Calvino, Cortázar), así como con el cine de ciencia ficción, el ánime y los mangas.

Bueno, hacer ese tipo de comparación es como lanzar un dardo en un bull del tamaño de un elefante. Pero valga y pase. Pero cuando Kafka entra en escena, MGF dice algo que a mí me dejó medio atontado:

Decía Kafka que los verdaderos libros, los que valen, son hijos de la noche y que su lectura nos depara la misma sensación que nos deja una muela en absceso arrancada sin anestesia o el golpe certero de un martillo que resquebraja todo un continente de hielo. El inventario de las naves pertenece a esa elevada pero cada vez menos renovada estirpe de textos que no ceden a la fácil complacencia.

Los libros que valen -según Kafka- son "hijos de la noche" y dejan la sensación de un "martillo que resquebraja todo un continente de hielo". ¡Ya pues! ¿Qué clase de tradición es esa? ¿A qué lecturas se referiría Franz? Who the fuck knows! Salas dice que "es un procedimiento común de la crítica: afiliar una literatura dentro de una vertiente de producción". Seguramente, pero MGF no escribe en este punto como crítico ni afilia ningún libro a ninguna vertiente de producción. Los libros que son "hijos de la noche", desde mi punto de vista, pueden ser cualesquiera. Hasta Fantomas es un "hijo de la noche". ¿Y no ceder a la "fácil complacencia"? ¿Es ese un criterio válido de clasificación? Ya pues.

Salas dice que Coral miente insidiosamente, pero vamos, él también nos está meciendo cuando sólo quiere tocar unas líneas e ignorar otras. Felizmente tiene la caballerosidad de reconocer la amistad que lo une a MGF, pero su análisis podría haber ido más allá si es que le pareció pertinente cuestionar al cuestionador. ¿Más líneas extrañas de MGF?

En la narrativa, a diferencia de la poesía, la destreza solo se logra con los años.
¿Uh? ¿Es eso verdad? ¿O solo es verdad para efectos del elogio de un libro en particular? Muy raro. Y el remate es para mí ininteligible:
Los lectores asistimos así al advenimiento de un ansia similar a la que viven los personajes y desde allí convoca y aglutina sombras, para sublevarlas y darles un sentido. Y ésa es, precisamente, la insólita y necesaria trascendencia de este libro.
Lo digo en serio: por favor, que alguien me explique esas últimas líneas. Sólo entiendo que es un elogio por el mero hecho del elogio. Pero no sé si valga la pena rebanarse el seso para dar con una explicación más simple: amiguismo. No tapemos el sol con un dedo. ¿Es válido? Absolutamente. Pero creo que los lectores también tenemos derecho a decir lo que nos parece cuando algo nos suena conchudamente parcializado. Eso hicieron cuando Maribel de Paz habló en contra del libro de Ampuero. Eso hago yo con una reseña a favor. Fin.

60 comments:

Anonymous said...

Okay, Fantomás. Cada palabra debe estar milimétricamente justificada por una explicación, todo en 500 palabras. EL aleph en una reseña de revista de periódico. Favi está bien cerca de ti, cuando quiere joder. Otrosí, ¿qué significa conchudamente parcializado cuando es obvio que tu no eres un "ingenuo" lector sino uno de los que puede de antemano ser señalado como parcializado desde el vamos?. No le hagas el juego al orco coral, que todo esto huele a su vómito negro.

Anonymous said...

No sabía que coral era amigo de cabanillas...

Victor Coral said...

hola Fantomás, nada más dejo de leer un día tu blog y mira con lo que me encuentro! Ja!
Por supuesto, no voy a responder a aucsaciones e insultos de gente que se esconde en el anónimato y que no tiene ni una prueba de nada, simplemente porque nadie puede tener pruebas de lo que no sucedió.
Solo me voy a detener en el post de Salas-Faverón para decir lo siguiente:

a)lo que yo dije sobre el cherry de García Falcón al libro de Iparraguirre no fue un comentario, fue solo una referencia. Por si no se ha dado cuenta ese señor los comentarios de libros en mi blog son extensos y van encima de "Límbicas", sección de datos donde puse la nota al cherry ese.

b)Todos sabemos que si alguien invoca y cita a un grande -Kafka, Joyce u otro- en el momento de valorar un libro, y lo hace partícipe de lo que ese grande afirma o sugiere, entonces de una forma sutil está equiparando a ese libro comentado con la obra de ese gran escritor. Es lo que hace García Falcón.

(continúa)

Victor Coral said...

c) Sí dije que García Falcón e Iparraguirre son amigos, y ese punto, conocido por todos los dedicados a las letras, parece ser el que más escozor causa. Es que hay mucha gente no ligada a las letrillas, y que compra libros, que ahora ya sabe que MGF y AI son amigos, y se andará con cuidado antes de comprar un libro así recomendado. Lo siento. No quise dañar las ventas de El inventario de las Naves revelando esa verdad. (Si de algo les sirve sepan que en mi humilde blog apenas entran unas 900 personas diarias + -).

d) El cherry de García Falcón es eso, cherry, y no una crítica. Se nota que lo que escribe Marco está orientado a vender el libro, a vincularlo con nombres (Kafka, Borges, Cortázar, Calvino) y ámbitos prestigiosos. En ningún lugar hallamos un desmenuzamiento de las virtudes intrínsecas del texto. Dónde están las reflexiones de Marco sobre los puntos de vista del narrador, las personas que utiliza, los referentes literarios o mitológicos que maneja, la naturaleza de su sintaxis narrativa, cuáles son los cuentos más o menos logrados y por qué, las historias mejor trabajadas...

No hay nada de eso. Un ejercicio -para mi gusto pomposo- de estilo y un panegírico lamentable es lo que es.

e) Finalmente, para que el señor Salas-Faverón, el señor Iparraguirre y algunos de sus corajudos anónimos Puertoelhueco style que me atacan tengan bien claro cómo es una crítica, publicaré en mi blog, la otra semana, una, extensa y minuciosa, del reciente libro de Marco García Falcón, que un buen amigo me ha hecho llegar, muy oportuno él. Hasta entonces.

Daniel Salas said...

Hace unos minutos, pensaba que con este post se podríqa iniciar una interesante discusión sobre vertientes narrativas modernas. Lamentablemente, entra de nuevo Víctor Coral a ensuciar el diálogo con sus mentiras. Es obvio que Coral quiso invalidar la crítica de Marco García recurriendo a una falsedad: Marco no equipara los cuentos de Alexis Iparraguirre a los de Kafka. Eso es clarísimo.

Luego, en un reciente post sugiere que en las críticas hechas contra la poeta Montserrat Alvarez han primado "viejas rencillas universitarias, los desplantes juveniles". Ahora dice que no se refiere al post de Gustavo. Le he vuelto a preguntar a quién se refiere. Ni ha publicado mi pregunta, ni me ha respondido.

Ahora inventa un personaje llamado "Salas-Faverón" y le atribuye haber escrito un post. ¿Quedan dudas sobre el estilo insidioso del señor Víctor Coral?

Sobre las preguntas que plantea Fantomas, algunas las puedo discutir otras las podría discutir el mismo Marco García. Desafortunadamente, intervenciones como las de Víctor Coral desalientan la conversación.

Anonymous said...

Coral, cálmate y no amenaces. Ahorita te alcanzan en el che ratón y no te va a gustar.

Anonymous said...

Víctor Mural está convirtiendo este blog en una pared del Comercio.

Anonymous said...

yo lo que veo es que coral ha defendido su posición con argumentos y no se ha dicho nada contra eso, salvo insultos.

Anonymous said...

asi es, cuando te dejan sin argumentos lo que te queda es insultar, decir "sucio", "mentiroso", como vieja pituca.

Anonymous said...

Y dale con lo de los argumentos. Nadie hace caso a Mandrake, su rollo sobre argumentación fue mostro.

Pizarrón said...

¿por qué tan desalentado, Daniel? ¿será porque Fantomas argumentó mejor que la gárgola? responde y no llores.

Anonymous said...

bueno, ya aburrieron con todo esto, un solo post estaba bien.

LuchinG said...

"Conchudamente parcializado" Para mí está claro: uno puede estar parcializado con todo derecho, como un periodista puede adherirse a una ideología o una persona puede defender a sus amigos, pero "conchudamente parcializado" puede ser defender esa ideología o esos amigos SIN RAZONES, a la prepo, sólo porqué sí.

Daniel Salas: no hagas caso de Coral o los anónimos. Las preguntas que plantea Fantomas me parecen válidas, estoy seguro de que varios lectores además de mí están esperando tu respuesta.

Anonymous said...

Coral dijo:

-Iparraguirre y García Falcón son amigos.

Es cierto.

-No es una crítica sino un cherry.

Muy cierto, Fantomas tb lo ha sugerido.

-Se equipara el libro de Iparraguirre a los de Kafka, Borges, etc.

Cierto.

no veo dónde están las mentiras de Coral.

Carlos.

Anonymous said...

(Cuando se puso este comentario en el post anterior, Salas pegó su versión de La Celestina para atarantar. Veremos qué pasa ahora.)


"Acabo de terminar Bombardero luego de cinco días de lectura. La abandoné más de ocho veces, pero con gran esfuerzo al final la acabé. (Y eso que soy buen lector, me leí El Ulises de un tirón). Ni siquiera es mala. Es mediocre. No dice nada de nada, puro floro, pura ornamentación posmo, pura vaciedad. No creo que Bombardero venda, le falta sangre, le falta aliento épico, le falta vida. Es el estercolero linguístico de un ebrio desalentado. Una lástima, ahora sí que necesitarás de ese cherry en tu ex chamba, Somos, que desperdiciaste por imponer tus caprichos, querido César."

Vidi well, brotha, vidi well

Marco García Falcón said...

Sr. “Fantomas”:

Le escribo para hacer algunas precisiones en torno a la reseña que apareció publicada en El Dominical último y sobre la cual usted ha vertido algunos comentarios en su blog.
Preparé un texto para la presentación del libro de Alexis Iparraguirre y, sobre la base de él, escribí la reseña en cuestión. El texto que entregué era más extenso y, me imagino que por cuestiones de espacio, fue “editado” por el diario. Eso explica, sin duda, la mala costura de ciertos tramos y la poca inteligibilidad de la penúltima oración del párrafo final, cosa que a mí también me sorprendió cuando leí el impreso.
En lo que apareció está, de todas formas, lo que pienso sobre el libro de Iparraguirre: que es una colección de relatos con un lenguaje y un mundo personales y que -como traté de sugerir con la cita de Kafka- no cede a una fácil complacencia (no es una obra “diurna”, por así decirlo) y, muy por el contrario, penetra en una zona oscura y vedada de nuestra conciencia, esto es, toca en lo íntimo del lector. Por eso lo de su “insólita y necesaria trascendencia”.
Quizá para algunos mi texto resulte demasiado entusiasta, pero se trata, en todo caso, de un entusiasmo sincero. Nada tiene que ver que el autor sea mi amigo. Ese mismo entusiasmo despiertan en mí los primeros libros de otros autores recientes, como Carlos Yushimito o Susanne Noltenius, y si se me pidiera escribir sobre esos libros, no dudaría en hacerlo con el mismo espíritu que ahora se me cuestiona. Demás está decir que, de estos dos autores que menciono, con el primero sólo he cruzado un par de palabras y que a la segunda no tengo el gusto de conocerla personalmente.
Se ha impugnado también el estilo de mi texto. Me temo que ésa es la “respiración natural” de mi escritura (“una pluma refinada”, ha dicho usted, muy generosamente) y, siendo yo en lo esencial un escritor y no un académico o un periodista, no me siento obligado a modificarla, mucho menos cuando, como en este caso, he querido decir, con la mayor honestidad posible, lo que pienso.
Una reseña, lo sabemos bien, no es -no puede ser- un análisis crítico. Con todo, una reseña puede dar algunas claves de lectura (yo entiendo que, aunque simplificadas por el poco espacio y por la “edición”, las doy), y puede ser también una invitación a la lectura (es lo que sin duda he querido hacer, asumiendo que estamos ante una “revista de libros”). De cualquier forma, es sólo la opinión de una persona; no el veredicto de una entidad suprema e incognoscible.
Créame que jamás pensé que ese escrito pudiera suscitar tantas suspicacias y maledicencias. Por mi parte, no pienso abundar en ellas, como tampoco pienso dar más declaraciones sobre este tema.

Cordialmente,


Marco García Falcón
DNI 07473584

Anonymous said...

no les dije, siempre pasa algo cuando se comenta lo de Bombardero.

Anonymous said...

no puede ser! ahora le echan la culpa al editor de El Dominical.

Anonymous said...

señor coral concuerdo con usted. no se debe publicar comentarios cuando existen conflictos de interes de naturaleza amical. Pero en mi opinion lo contrario si seria legitimo, digo, reseñar positivamente una lectura aun cuando el autor no es de nuestro agrado. por ello solicito su colaboracion para prologar mi libro de proxima publicacion titulado "violencia en la calle porta", el cual va con video de una pateadura real, cortesia de del señor beto ortiz.

atentamente

rilo

diagramador del Mercioco said...

Con qué autoridad moral acusa el indeseable de Coral a otros por enviar anónimos, cuando él fue expulsado del diario El Comercio por escribir graffitis ofensivos en un baño del diario, insultando a una diseñadora gráfica.

Repito: es usted un indeseable, señor Coral. Esto no es un baño, no debería escribir ni un monosílabo aquí.

Vicky said...

Fantomas, hace algunas semanas te planteabas la posibilidad de no volver a postear. Sin embargo -y casi sin querer queriendo- te metiste en el tema literario, que en mi modesta opinión, creo que es tu fuerte. ¿Ya escribiste profesionalmente? Si no lo hiciste aún, debes considerar la posibilidad de hacerlo.

Hasta la fecha, hemos visto la mezquindad del medio literario que prácticamente no da cabida a quienes no sean parte de un determinado entorno. Y creo que ya tuvimos bastante de éso. Éso debe terminar, y quien sabe, buscando una respuesta al destino de este blog, tú puedas ayudar a que este tipo de cambios se den.

Desmiembra las reseñas o las críticas de quienes lo hacen porque son "los expertos" y deja la puerta abierta para que tanto propios como extraños puedan tener su oportunidad.

Cúidate y no te vayas. By the way, ¿álguien sabe qué pasó con la cebolla? ¿cuándo se le va a pasar la mudez?

Anonymous said...

una reseña tiene que ser equilibrada, señalar virtudes y efectos, o como la vaca profana, usted, señor García Falcón, no quiere ver defectos en el libro de Iparraguirre??????????

Anonymous said...

desmiembra????

cecilia said...

ay pero qué desanimada esa carta, hasta da pena. Mejor se hubiera quedado callado. Malo, señor Coral, malo, malo.

Anonymous said...

NO PUES, VICKY, SI QUEDAMOS EN QUE LOS AMIGOS NO DEBERÍAN RESEÑAR A LOS AMIGOS, QUIÉN LE HACE LA RESEÑA A BOMBARDERO, AH

daniel salas said...

Una discusión tal vez inútil me ha desviado de un tema que quería desarrollar a partir de los últimos posts de Jeffrey y Saki. Sin embargo, me he dado cuenta de que, con todo, hay una relación con la polémica surgida en el blog de Fantomas. Me refiero a ciertos aspectos poco claros de la reseña de Marco García Falcón al libro de Alexis Iparraguirre y que motivó algunos comentarios que podrían ser productivos.

Si, como lo recuerda Jeffrey, los diccionarios españoles han permitido por tanto tiempo una acepción denigratoria a la palabra "judío" debe de haber sido, entre otras cosas, porque no había judíos en la academia española. Esto no se debe a ninguna incapacidad de los judíos para la filología, sino a que en 1492 los reyes católicos los expulsaron. Es imposible de calcular las pérdidas sociales e intelectuales que tuvo esta brutal medida, tomada por una reina que algunos quieren canonizar. Las políticas de limpieza étnica continuaron hasta 1609, con la expulsión de los moriscos por orden de Felipe III. Los moriscos eran cristianos descendientes de musulmanes, a quienes se les había prohibido hablar su lengua y practicar sus costumbres. Estas y otras atrocidades se hicieron en nombre de "la defensa de la fe".

El llamado "problema judío" tiene varias aristas: económicas, políticas y teológicas. Aquí quiero enfocarme en la cuestión teológica y, para mí mucho más interesante, en la cuestión borgiana. Hay que aclarar que Borges, por más que se afanó en buscar antepasados judíos en su genealogía, no logró hallarlos. Sin embargo, como sabemos, su literatura está atravesada de judaísmo y no por una cuestión de simple amistad. Paso a explicar.

Para el cristianismo tradicional, los judíos fueron testigos de los milagros de Jesús y, a pesar de eso, negaron su divinidad. El judío es una evidencia de que se puede negar la verdad, la verdad establecida por la autoridad estatal, ciertamente y esto puede explicar las ansiedades que causaban en los reinos cristianos. Además, es innegable el conocimiento escrupuloso de los judíos del Libro. Para los teólogos cristianos, esta era una competencia intolerable. Por ello la "perversidad" del judío está fuertemente asociada a su manera de leer: el judío es un lector "carnal", apegado a la letra, que se resiste a comprender las interpretaciones alegóricas que justifican el cristianismo dentro del plan divino. Ya el apóstol Pablo decía "la letra mata, pero el espíritu da vida". Esta idea de la "muerte por la letra" es un motivo recurrente en textos antisemitas de la Edad Media española, como el Auto de los Reyes Magos.

En la lectura se halla una de las claves de la fascinación de Borges por los judíos: el cabalista es como un lector obsesionado no solamente con cada significado de cada sentencia, sino con cada palabra, con cada letra, con cada número, con cada combinación. Esta forma de leer es exactamente la opuesta a la del lector alegórico uno de cuyos avatares es, precisamente, el lector cristiano: para éste, el mundo externo se acomoda a libro y permite su inteligibilidad (de allí la alegoría); para el cabalista, el libro es el mundo y la interpretación se encierra en él. El cabalista interpreta el libro como un universo de signos en el que cada elemento posee significado y el todo mismo un sentido al que hay que llegar a través de un proceso de ascesis. En el mundo borgiano y en el kafkiano, esta revelación nunca se produce o, si se produce, queda como un asunto absolutamente personal e incomunicable.

Quienes han estado prestando atención a las últimas polémicas surgidas en este y en otros blogs entenderán la relación. Cuando se afilia una escritura a la vertiente de Borges y Kafka se está haciendo referencia a este universo que es un universo textual, en donde el realismo no cabe porque no hay distinción entre texto y mundo. O, en todo caso, en donde el modelo de mundo es el modelo del libro, pero un libro cuyo Sentido puede ser intuido pero nunca definido. La lectura no es alegórica porque la alegoría satisfaría finalmente la interpretación, con lo cual el mundo y su representación tendrían finalmente un significado. En el mundo medieval, recordemos, incluso cada uno de los objetos de la naturaleza quería significar algo, es decir, era a su vez la representación de un vicio o de una virtud. Y en la escritura ello se refleja cuando cada elemento posee una correspondencia. Pero ¿qué pasa cuando no hallamos estas correspondencias? ¿Qué pasa cuando un castillo es un castillo, un juez es un juez y no hay conexiones que permitan integrarlos a una idea del todo? En eso consiste la oscuridad y la angustia de la escritura de Borges y de Kafka: en la intuición de que aunque los fragmentos parecen decirnos algo sobre el sentido, éste no es sino una ilusión de las formas.

Para el nazi y para el reaccionario, esta es una intuición intolerable: la historia, la naturaleza, la ciencia se refieren coherentemente a un cosmos. La destrucción del judaísmo tiene que ver con la eliminación de esta ansiedad. El “arte degenerado” es el arte que no se complace en las correspondencia, en la armonía o la perfección y por ello emblematiza aquello que el nazi ve como una enfermedad del espíritu.

Anonymous said...

oye, sí, alguien ya lo dijo: cada vez que se toca a Bombardero, Salas cuelga su basura.

LuchinG said...

Daniel Salas tal vez sea un buen tipo o un mal tipo, o buena gente o un pesado, o lo que sea, pero ¿se supone que con lo que puso el anónimo (firmando como Daniel Salas) hace un rato, lo está dejando mal? Nada qué ver. Obviamente no tiene que ver con el tema, pero igual se lo agradezco.

Fans de Salas said...

Por supuesto que tiene que ver con el tema. Es una muestra de la peculiar agudeza de Daniel. Yo también agradezco ese post.

Anonymous said...

claro que tiene que ver con el tema, es muestra del singular sentido de la oportunidad y del desprestigio que ostenta el señor Salas.

Hugo said...

tal vez sea bueno retomar lo que dijo "vicky"

--hemos visto la mezquindad del medio literario que prácticamente no da cabida a quienes no sean parte de un determinado entorno. Y creo que ya tuvimos bastante de éso.--

interesante porque expresa el sentimiento y sentido de blogs como este, que son anónimos y donde se puede expresa las discrepancias e ideas abiertamente. El señor Coral, aunque no parece, puede haberse equivocado en un punto, el de sospechar de la honradez del comentario "conchudamente parcializado" de Marco García. Por ello, creo, debe retirar sus palabras. Pero su defensa de lo que es crítica y no "cherry" como él lo llama, y la forma en que nos ha mostrado que vincular a una obra con un famoso es una forma suave de manipular la verdad, me parecen inobjetables, y como muchas veces sucede con lo inobjetable, ha recibido insultos como toda respuesta.

Lo de Vicky viene a cuento porque para cambiar las cosas es bueno que haya gente que diga las cosas con su nombre y firma, sin miedo y de frente, pues de esa forma empezamos a cambiar algo de la situación que con mucha razón lamenta "Vicky". Gracias.

H.J.

Anonymous said...

El hecho es que para ser escritor tienes que tener amigos y pertenecer a la banda de Cueto. El mercantilismo literario, avalado por el liberal MVLL? Curioso. y tanto lameculos como Thays, que es el cortesano de la gavilla.

Por qué no hablamos de la miseria cultural en el Perú y la urgencia de una meritocracia literaria?
H.El Escribidor

Anonymous said...

muy bueno tu análisis Fantomas, pero se te escapó algo alucinante:

"La ópera prima de Iparraguirre destaca, además, por albergar un lenguaje propio. La fluida y límpida construcción de oraciones, la adjetivación precisa y la recurrencia a imágenes de una perturbadora inventiva cimientan un estilo reconocible."

Qué les parece. Con su primer libro Iparraguirre, según el crítico wanna be García Falcón, logra un lenguaje propio y un estilo reconocible -fíjense, ni Guillermo Niño de Guzmán, ni Piglia!-.
Es decir que Iparraguirre puede dedicarse a sembrar geranios ahora, pues ya lo logró todo en narrativa.
¿Crítica honesta? Sí, dado que algunos pueden ser honestamente ingenuos y regalones cuando se trata de calificar a los amigos.

Daniel

LuchinG said...

A ver, ilústrenme por favor.

Copio lo que dejé en el blog de Leo Zelada:

A un escritor le interesa que lo lean; esa es una aspiración legítima. Pero ¿quiénes lo leen? Casi nadie lee literatura. Thratemberg dice que los peruanos leen un libro cada dos años, pero de todos los generos. Difícilmente encuentro gente que lee literatura por placer. En mi casa, por ejemplo, dificil es que no caiga la última de MVLl, pero no hay una costumbre de andar a la caza de nuevas novelas. Eso es en una familia que lee, imaginémonos como es en las de la gran mayoría. Los que leen literatura con frecuencia, sospecho, son otras personas con un interés particular, es decir los mismos que no necesitan que Thays promocione a alguien (en su programa de las 11pm, que ya no veo porque me quedo dormido), los mismos que no necesitan que a alguien lo premie una editorial, los mismos que no necesitan que una reseña del Comercio les diga que una novela es buena. Los que sí necesitan todo eso, no me parece que sea un grupo de lectores que a alguien pueda interesarle.

Dices: "Por ello los autores que apadrine, recomiende y promocione (Thays) serán en el espectro de la literatura oficial los que no dialogan con la realidad peruana." ¿Dialogar con la realidad peruana no debería ser dialogar con un gran número de peruanos, no con sólo un grupito interesado en la literatura?

Esta frase de Dante Castro en la entrevista en este blog me da la respuesta:
"¿Para qué queremos competir periodísticamente con los “regios”? Tenemos un público más extenso. Al final de nuestras vidas, quedaremos en la memoria de nuestro pueblo."


Ahora añado: ¿Qué es lo que están buscando, que los lean, o que les pongan su nombre a una calle? Yo, para llegar a mi casa, tengo que entrar por la calle Scorza, y hasta ahora no he leído ni una novela suya.

Anonymous said...

luching y salas tienen la misma estrategia y les llega que nos demos cuenta de eso. Cada ves que no pueden responder postean un off-topic. Ya basta, no?

Daniel planteó algo y hay que responder.

Alias said...

Quiero ser honesto:
1. Coral entre y sale de esta página con todos los heterónimos del pundo. Solo le falta decir que es la pulga Mezi.
2. Fantomas, bien, gracias, apadrina tácitamente a este paranoico que -todo indica eso- quiere fastidiar a García Falcón, un escritor serio si los hay, por alguna inquina del siguiente tipo:
a Falcón es la vaca profana que despedazó su libro.
b Falcón se ha coludido con Revuelta editores -donde participa su enemigo ruiz orto- para hundirlo.
c Falcón es quien envenena su café todad las mañanas, quien desordena su correspondencia, quien le escupe la sopa del almuerzo a sus espaldas o cualquier otra cosa que su insania mental le sugiere.

No sé cuánta credibilidad puede tener un señor que no solo es expulsado de un periódico no por defender su independensia sino por practicar el bandalismo lumpen. No sé cuánta credibilidad alguien que publicamente difundió que su novela estaba rankeada entre las mejores de latinoamerica por páginas web que administraban sus amigos o a las que él desinformaba. No sé cuál es el papel de este adefesio de sí mismo adelantando la seriedad de los payasos. Y no sé por qué "fantomás" no se señala que ninguno de sus comentarios es atingente y huelen a vendeta de batracio de siete esquinas? No diré que fantomas es un blog basura. Eso es fácil. Diré que fantomas es un blog donde el resentimiento barato, de intestino para abajo, cobra una apariencia sencillamente inexplicable pero olorosa

mezi said...

bueno, che, ya que estamos de honestos:

Luching = Thays

Alias = Thays

Thays = promesa pasmada de la narrativa peruana.

Anonymous said...

jajajajajaja, se pasan estos literatosos.

Anonymous said...

Realmente debo sacarme el sombrero frente al crítico Gustavo Faverón. Si bien su moralidad está demolida por el correo homofóbico que le mandó a Reaño, por sus comentarios insultantes en su avatar de Juan Pérez y por sus ataques obsesivos a casi toda la blogósfera (ah, no olvidemos su ensañamiento contra Max Palacios y César Hildebrandt y Beto Ortiz et al); no podemos soslayar que ha sido inteligente para convencer a sus dos escuderos y sicarios: Iván Thays y Daniel Salas.

Ellos hacen el trabajo sucio mientras Gustavo cree que se cura en silencio, sin intervenir. Qué maravilla!

De los dos escuderos, Salas es el que tiene más razones para ser fiel. De todas maneras tiene media vida junto a su señor, sin separarse de él ni por chamba. Eso no es moco de chancho.

Pero Thays, ay, Thays, está bien chiflado si cree que Gustavo lo valora por sus novelitas mediocres. Faverón solo lo utiliza, mientras por otro lado se congracia con el verdadero narrador de talento de las últimas generaciones, Daniel Alarcón. Triste papel. Pensé que Thays podía más que eso. (Bueno, eso pensábamos todos cuando empezó a escribir).

Bruno Ysla Heredia said...

No pensaba comentar el post de Fantomas porque creo que tiene un destinatario preciso (Daniel Salas) y porque se comprende dentro de este contexto: A Fantomás no le gustó el libro de Alexis Iparraguirre. Lo comprendo, a mí tampoco me gustó. Y lo digo a pesar de que conozco a Alexis. Es cierto que el libro ganó el gran premio de la pucp de narrativa pero también es cierto que es pesado. García Falcón usa la imagen kafkiana de la muela de acceso arrancada y del golpe certero de un martillo, esas imágenes aluden, para mí, a actos de "ultraviolencia"; identifico la ultraviolencia, tal vez mal, con la urgencia y la rapidez; la verdad, no siento urgencia ni rapidez en los textos de Alexis. Aquí tengo que decir que no he leído todos los cuentos porque después de los que he leído no me provocan más. Puede que lo revise pero no me entusiasma demasiado hacerlo. En resumen, asumo que no soy el lector ideal de esos textos, deben ser como el blues o el jazz que, en general, no me gustan. Lo siento, Alexis, voy a revisar el cuento ese del asesino basado en La Iliada, pero creo que no voy a poder hacer más. Lo otro es que me compré la feísima edición (viniendo de que quien viene, es decir, la pucp y solamente la pucp) del premio pucp, de ninguna manera me compraría una nueva edición por más fea que haya sido la otra o porque venga con correcciones, sonido de super audio cd o bonus tracks; con una me basta y me sobra. No sé, es como que tuviera el mejor disco de Clapton después de Derek & the Dominos y me presentaran la edición remasterizada, ni cagando me la compraría, no es mi nota. Ahora, you may say i'm an idiot, but it seems that i'm not the only one (no es quiera decir algo en inglés pero me gusta citar esa frase de John Lennon aunque no me guste mucho la canción). Como seguro me van a caer los cuestionamientos para que diga que es urgente y rápido para mí, voy a decir que el (buen) punk es rápido y urgente, lo de Alexis no es punk, así de simple.

Ahora, por más mal que me caiga alguien eso no significa que si tiene la razón, parcialmente, voy a dejar de decir que la tiene. Víctor Coral tiene razón en "su" punto (c). Eso es lo único en que tiene razón y no hay porque negarlo. Lo demás, pues, ¿que un comentario no es una referencia? ya pues, no nos vamos a poner exquisitos en la terminología; otra cosa es si dice en vez de "comentario", "reseña". Casualmente, lo de García Falcón en El Dominical, como todos los otros textos de la misma extensión de ese número relacionados con libros son eso último, no son críticas. Creo que Coral le está pidiendo demasiado a una reseña y él debe saberlo muy bien, por algo ése fue su trabajo en la revista Somos por algún tiempo. Todo esto no significa que deje de compartir lo dicho por Fantomás en este post que me parece atinado.

¿García Falcón comparó el libro de Alexis con los de Kafka? NUNCA. Decir que un libro es parte de una tradición no significa equiparar. Pongamos un ejemplo facilito, si decimos que el libro de Max Palacios, La culpa la tiene Nabokov, sigue la tradición de Nabokov ¿Acaso estamos comparando? ¿Ni cagando, no? Estamos hablando de referentes nomás. Otra cosa es que se cuestione el nombrar a esos referentes, ejem, la verdad es que Borges, Cortazar y Kafka, son muy divertidos y lo de Alexis, pues... ¿Calvino? De Calvino no he podido pasar de las primeras páginas del viajero y tampoco de las de las cosmicómicas PERO "Las ciudades invisibles" es uno de los pocos libros a los que puedo llamar favoritos. ¿Alguna relación con el inventario de las naves? Un pedo, tal vez. Eso en referencia a la pregunta de si hay un aire en el libro de Alexis a ese de Calvino, por si acaso.

Sí pues, soy muy emocional cuando leo y como yo no me creo nada especial, estoy seguro que hay muchísimos como yo; así que, por lo mismo, imagino que a muchos que buscan pensar y divertirse cuando leen algo, que les muevan el piso, sentir el estremecimiento de la muela arrancada de un zarpazo pues qué puedo decir, lo de Alexis es más como el blues y el jazz que no me atraen mucho. Yo hablo siempre desde mi lugar, aunque eso no significa que deje de decir que existen otras posturas distintas y validas que puedan apreciar lo que yo no aprecio; a pesar de todo lo que vengo diciendo, el gusto de García Falcón por el libro de Alexis me parece sincero, otra cosa es que lo haya podido manifestar a esa cosa llamada público general adecuadamente.

Daniel Salas no respondió aquí pero lo hizo en el Gran Combo Club, por lo que veo (su blog personal tampoco lo reviso); por lo que puedo intuir, más que responder por la reseña de García (él ya dijo que debería ser éste mismo quien lo haga, y parece que ya lo hizo) lo hace por el libro de Alexis. Quien prefiera seguir con sus rollos personales y pasar por alto ello, es su problema. Lástima.

En cuanto al rollo de Luching, que no es la primera vez que lo dice; yo no he publicado libros y quizás nunca lo haga porque no me interesa escribir algo llamado novela o algo llamado libro de cuentos o poemario, pero eso no significa que me haga de la vista gorda. ¿Quieres un ejemplo? Primer acto: Jaime Bayly gana el premio Herralde. Segundo Acto: el escenario está vacío. Tercer Acto: Alonso Cueto gana el premio Herralde. Cuarto Acto: Fiesta en el escenario, Perú va ir al mundial, yeeee! ¿Cómo se llama la obra?

¿Dónde está la consecuencia? Si Bayly gana el Herralde, el premio no vale nada pero si lo gana Cueto es un gran premio ¿en qué quedamos? A mí lo que me molesta es no sólo que me metan el dedo (a mí y a toda la gente que ve casos como éste y sabe menos de lo poco que sé) sino que crean que lo pueden hacer como si nada. No pues, nadie tiene por qué engañar y quien tiene los medios para difundir que lo haga, por una cuestión de solidaridad o qué sé yo. Y si no lo va a hacer, ya pues, pero que lo diga abiertamente. Ya no hago bilis porque Faveron ponga a su amigo Alonso Cueto en el primer lugar de su ranking porque sé que es alguien absolutamente pasional; basta ver su reacción ante la noticia de los plagios de Bryce y ante los plagios de este periodista cuyo nombre ni recuerdo (Eloy Jauregui, ya recordé). La verdad es que este tema me interesa cada vez menos, pero veo que sigues preguntando lo mismo. Si alguien busca promoción o qué sé yo con todo esto, es su rollo, lo que yo busco es que no me desinformen, que no metan a los vivos debajo de la alfombra. Si alguien se declara libre e independiente, es lo mínimo que se le puede pedir. Como suelo pensar, si no hubiera sido por la encuesta de las "mejores" novelas que hizo la ¿desaparecida? revista Debate hace tiempo nunca me hubiera enterado que existian novelas como Duque, El pez de oro o Canto de sirena; yo de milagro leía Debate, cuánta gente habrá que ni se entero de la revista ni de la existencia de aquellas novelas que, por encima de diferencias personales, sino que lo diga Iván Thays que para hablar de literatura peruana última tiene que hablar obligatoriamente de lo que paso hace 40 años sólo porque Miguel Gutiérrez le dijo una imbecilidad hace 15 años, ¡Supera tu rollo! Por más mal que me caiga alguien eso no quiere decir que voy a dejar de leer su producción "artística" o dejarla de recomendar si es buena (uno de los cuentos de las fotografías de Frances Farmer, el de la muchacha de los pájaros o algo así, me gusta mucho). Hago la salvedad de lo "artístico", aunque no me gusta usar esa expresión, para aclarar que puedo leer las novelas, cuentarios o poemarios de alguien que no me cae, pero leer un blog donde ventila solapadamente o abiertamente sus simpatías y antipatías, no, gracias.

p.d. Para Hugo, no sé si llegaste tarde o te mal entendí, no entiendo si cuando hablas de poner nombre y firma te refieres a "vicky" pero se sabe que quien firma así es la poeta Victoria Guerrero.

Vicky said...

Sr. Ysla, lamento mucho no ser más que una simple lectora de Fantomas. No soy poeta ni mi apellido es Guerrero.

Lo siento Hugo, me agrada mi nombre, Vicky. Así me gusta, así seguiré. Si otra persona también tiene el mismo nombre, lo lamento; así suele pasar. Fantomas, si te molesta que firme así nomas, vanéame y ya.

Anonymous said...

me van a disculpar, no sé cómo son las reglas acá, pero alguien que firma como "Vicky" y lo hace desde un supuesto blog al cual no se tiene acceso, es solo un anónimo más.

LuchinG said...

He repetido ese rollo varias veces porque nadie lo contestaba. Gracias por contestarlo.

Ejemplo 1: "Duque" Compré esa novela hace quince años (en esa edición azul de los sesentas) porque en algún artículo leí que es algo así como un predecesor de lo que hace Bryce. Sin embargo, nunca pasé de las primeras páginas. ¿De algo sirvió que la mencionaran? Tal vez en algún momento la vuelta a retomar; de hecho, un amigo me insistió en que lo haga hace algunos, pero ni así me animé. Tú te enteraste por Debate. Tu interés por el tema, me parece, te habría hecho encontrarte con esa novela de una u otra forma.
Ejemplo 2: Borges. No soy ni lejanamente un experto en el tema; tengo entendido que Borges de todas formas habría sido ineludible para los argentinos. Pero supongamos que nunca hubiera conocido la fama internacional, que nunca hubiera sido incluido en la curricula de literatura de quinto de secundaria de mi hermana, que nunca hubiera caído en mis manos por casualidad en tercero de secundaria. ¿Me habría enterado de su existencia? Creo que sí. De alguna forma -probablemente en los blogs- me habría enterado de la existencia de un pata que escribía cuentos concisos, perfectos, fantásticos, de un lenguaje preciso y con unos giros argumentales extraordinarios. De hecho, ya me enteré de la existencia de Pablo Palacios, y tengo el pdf guardado por ahí; voy a leerlo en cuanto termine algunos temas pendientes.

A lo que voy (de nuevo) es: ¿de verdad tienen efecto estos premios, estas reseñas, los fuegos artificiales, el corso de fiestas patrias que les hacen a algunos? En las páginas de historia de la literatura, quizás; en las entrevistas de los periódicos, de todas maneras; en los compradores comunes y corrientes de libros, seguro. ¿Y en los lectores que vale la pena? En esos cuatro gatos, lo dudo mucho.

Pero ese no es el reclamo que a cada rato escucho: defender a los lectores. Lo que yo escucho es "Pobrecitos nuestros jugadores nacionales -nuestros héroes, nuestros paladines, esos que nos regalan su éxito- el argollerismo de los dirigentes no les permite llegar a Europa." Vicky (sorry Vicky, pero es lo que pienso), Hugo y otros más aquí dicen eso. Pero peor es lo que yo sospecho: algunos esta´n diciendo "pobrecito 'yo' que no 'me' dejan ser la estrella que 'me' merezco ser." A esos no los puedo nombrar porque no los conozco, pero deben ser legión.

Si lo que se buscara es simplemente señalar egos y novelas rochosamente sobredimensionados, a mí eso me parecería perfectamente válido. Lo hizo Faverón con esta poeta, lo hizo un amigo mío con Leo Zelada y lo hizo otro amigo (ex-amigo) con Rafo Ráez. Otro amigo más hizo un pequeño texto en broma sobre una novela ficticia de Bryce: La gastroenteritis de Batman. Si esta pelea se llevara a cabo en esos términos, yo estaría encantado. Pero no ocurre así. Por lo que veo, esta es una pelea por ver quién es la estrella, o quién entra al canon; el canon de una nación que no existe, para lectores que no se impresionan. Si quieren perder tiempo y energías en protestar por cuál es el nombre que le van a poner a una avenida, adelante; yo me estoy empezando a aburrir del tema.

Y para que no se diga que no lo dije: La Hora Azul no me impresionó. Me gustó la descripción de los clientes del abogado, pero no me pareció para nada que esté ante una novela extraordinaria. Esa es también mi opinión sobre Rosa Cuchillo, que me resultó un poco más difícil de leer por obvias razones. De Thays sólo he leído un cuento, el de Frances Farmer, que no me pareció ni extraordinario ni emocionante, sino sólo correctamente hecho.

Anonymous said...

luching es un anónimo más también, no hay acceso a su blog ni a su identidad, con el agravante de que puede ser iván thays camuflado.

LuchinG said...

Debe ser un problema en tu acceso a internet, acabo de comprobar que sí funciona. Pero no hay muchos datos. De cualquier forma, aunque pegara en mi perfil mi partida de nacimiento, eso no te diría mucho.

acid men said...

ya, pero postea de vez en cuando, pues, "Lucho Gallardo", así de repente algún incauto se cree tu cuento.

LuchinG said...

Mándame tu teléfono a gallardoleon@gmail.com y te llamo en este momento.

Anonymous said...

Marco García Falcón en Puente Aéreo:


"(Los críticos) tienen una cortedad de visión. Por ejemplo, en el caso de Carlos (Gallardo) y Luis Hernán (Castañeda), algo que se debió decir fue la precocidad, no por paternalistas, sino porque es importante señalar que en narrativa se madura con la edad, con el oficio que te da el tiempo, no es como en poesía que a los veinte ya puedes tener una obra totalmente madura".

Bueno, y entonces cómo pudiste decir que Iparraguirre tenía "una voz propia" y un "estilo reconocible". No es que se madura con el tiempo?

Hugo said...

parece que acá solo puede dialogarse con los no anónimos. Bruno, también acierta Coral cuando dice que la reseña fue un "cherry". Se ha dicho que fue una reseña honesta, pero eso no quita que haya podido ser un "cherry". Sobre todo si el reseñista se olvida de lo que piensa sobre la narrativa -que el tiempo es necesario para valorar- y elogia desmesuradamente un primer libro.

El hijo de Miguel Ángel Huamán said...

Pero volvemos al asunto de qué para sirve la revista de libros del dominical. ¿No es para promocionar los libros? ¿Un cherry hace más o menos malo a un libro? ¿Que se entiende por cherry? ¿La publicidad? En esa medida, si es un cherry. ¿En inflar las virtudes de un libro? Bueno, el libro tiene sus virtudes y se defiende solo, me parece. ¿O vamos a cuestionar a los 500 ejemplares agotados en un año, a los elogios de RGV, a la opinión del jurado del premio nacional, que ha sido profesor de todos los gacetilleros tristes de LIma, a las cincuenta mil envidias surgidas, a los comentarios de Castañeda, de los corrillos universitarios, de los simples lectoreesm etc? Desde luego, opinen lo que quieran. Pero en el sentido común de demasiados está claro de que se trata de un buen libro, de un muy buen libro. COn cherries o sin cherries.
Saludos

Quién hace tanta buya said...

Yslas no gusta del libro de Iparraguirre. Yslas no gusta de escribir poemas o novelas o cuentos. Yslas no gusta del jazz o del blues. Yslas no gusta de los bonus tracks, las remasterizaciones, los cds de aniversario con grabaciones en estudio. Yslas no gusta de los adornos, menos de los covers. Es un punk, un tipo duro, el Steve McQueen del comentario bloggero, aquel que nos salva del miasma de la inmediatez y de la intrascendencia a través de sus más sesudas reflexiones. "Sí pues, soy muy emocional cuando leo y como yo no me creo nada especial, estoy seguro que hay muchísimos como yo" es solo una muestra de la apabullante lucidez que exuda una mente poderosa. Yo también soy emocional...mente inestable, y me sobrecoge un comentario como el suyo. "I hope someday you'll join us, and the world will live as one". Para seguir citando más de lo que gusta y gustamos. Y solo de lo que gusta y gustamos.

Pero, finalmente, ¿qué le gusta a Yslas? Pocas cosas: un libro de Calvino (quien ha vivido la cómoda belleza del noventero lugar común de la PUCP sabe de qué libro estamos hablando), el punk trepidante y malsonante (¿del mejor Ruiz Ortega quizás?), el olor de un buen pedo lanzado al aire en solitaria tarde de domingo, mientras ojea (ojeamos) las páginas del suplemento cultural del decano del periodismo peruano.

Saludos amigo Yslas y ojalá no le hagan tanta bulla, para que le dejen “testar las islas que van quedando”.

Victor Hugo said...

Al amigo Hugo habria que rcordarle que Iparraguire publico a los treinta años de edad, o sea que ya no era ningun chibolito. Y si a eso le sumamos que segun su autor se tomo 10 añazos en pulir su libro, se entiende que Iparraguire es consciente tambien de que "la destreza se alcanza con los años". Si uno empieza a trabajar desde muy joven y se esfuerza mucho para su primera entrega, no es imposible lograr un primer libro maduro (cosa que no es nada usual por cierto, al menos por estos lares).

Hugo said...

el libro es bueno, eso lo han dicho todos, hasta Fantomas. Precisamente por eso el comentario sobón es innecesario. Y me parece recordar que alguien dijo por ahí que era contraproducente. Si el libro es tan bueno, ¿por qué García Falcón no hace un buen ensayo sobre él en lugar de un rollo que intenta venderlo de esa manera?

Bruno Ysla Heredia said...
This comment has been removed by the author.
Bruno Ysla Heredia said...

[borré el comentario porque confundí a un comentarista]

Me doy cuenta que parte de lo que digo en el tercer párrafo de mi comentario es producto de lo que menciona el estimado anónimo a quien llamaré "Trilce I"; debería borrar el comentario sólo por ese párrafo, pero voy a dejarlo con todo y párrafo como una muestra de MI ATREVIDA IGNORANCIA. Aquello del pedo nunca debí escribirlo, quise decir que lo que había leído del libro de Alexis no podía relacionarlo con el libro de Calvino, nada más, pero en vez de decir eso dije otra cosa y la dije mal. Por ello, un amigo me ha exhortado a que lea más de Calvino y que termine el libro. Lo primero no puedo hacerlo ahora pero lo segundo sí, así que lo terminaré y veré.

Por supuesto me refiero a lo que está después de "Otra cosa es que se cuestione el nombrar a esos referentes". Insisto en lo de que García Falcón NUNCA comparo el libro de Alexis con los de Kafka.

Me equivoqué también en lo de Vicky, lamento la confusión.

Hugo, en el punto de eso del "cherry", Coral le exige a una reseña cosas que sabe no pueden caber en el pequeño espacio de una reseña y eso lo dije antes. En cuanto a si la reseña es un cherry o no, una cosa es decir que a y b son amigos porque es sabido, otra es decir que efectivamente si a dice algo bueno de b está haciendo un cherry. Inferir ello es cosa de cada quien, yo he preferido, simplemente, no hacer esa inferencia. Por eso no dije estar de acuerdo con ese punto.

Luching, hay varias cosas en lo que dices, primero pareces decir que si las cosas funcionan mal que bien como están, entonces, ¿cuál es el problema? ¿es ello o me equivoco? Yo no soy conformista, si sé que las cosas podrían estar mejor, que hay quienes pueden hacer que estén mejor y no lo hacen por entretenerse en otras cosas, lo digo. El "qué hubiera pasado si" lo dejo para la ficción porque yo no creo, como lo haces tú, que si algo no hubiera pasado de alguna manera de todas formas pasaría de otra. Sí, podría pasar pero también, no, no pasaría.

Tienes derecho a sospechar lo que quieras pero eso no significa que aquello que sospechas efectivamente ocurre. Por otra parte, parece que te vas hacia los extremos, que quieres que rueden cabezas; estás pidiendo demasiado, en un medio como éste lo que cuenta son las sutilezas.

Hay algo de lo que dice "el hijo de Miguel Angel Huamán" en lo que tiene razón: "El inventario de las naves" ganó en la primera versión del Premio Pucp, eso nada se lo quita.

Finalmente, qué sabias tus palabras, estimado Trilce Primero, ahora, ¿podrías alcanzarme el papel higiénico, por favor?

Anonymous said...

Mi querido Fantomas, en esta ocasión se cumplió aquello de que "segundas partes nunca fueron buenas", y no tanto por tu post (bastante flojo en comparación con la primera parte) sino por el destartalado nivel de los comentarios. Si ya las intervenciones de Víctor Coral y Daniel Salas eran infantiles aburridas, luego la cosa empeora: Bruno Ysla y Luching podrían formar un nuevo GCC junto con Leo Zelada y "Barrunto" Sandoval.
Por favor, postea algo de una vez y pasemos la página.

LuchinG said...

Ysla: te contesto en el sigueinte post 3 de Fantomas.

Habla, FA said...

Estimado Fantomas:

No niego que necesite una máscara. La necesita para perjudicar a quienes odia y dar el espaldarazo tácito a sus compinches. Usted, que dice combatir la ignorancia de los lectores, en realidad la fomenta. Fingiéndose de fuera, usted engaña con una imparcialidad que no tiene. Se averguenza de ser escritor que sabe que es. Ha dedicado tres post a comerciar con la imagen de Marco García Falcón y Alexis Iparraguirre, y ha creado un escandalete de bajo fondo que usted ha pretendido colocar bajo la más alta moral. Sin embargo, usted no tiene moral. Usted ha hecho esto otra vez y ha huido como un cobarde, entonces con nombre, pero tal vez ya era este fantoche. ¿Se acuerda de sus elogios hipérbólicos, gratuitos, falsos a Leonardo Aguirre, a su amigo Yushimito? Ah, ¿entonces se rasgo las vestiduras en nombre de la desinformación? No, entonces ser amigo era parte de la excelencia del comentarista, del plus del conocedor. Usted sentencia la canallada cuando tiene una máscara para quedar impune delante, pero cuando no, es el desacomplejado “amigo de todos” de la crítica. E igual que ahora, cuando todo se escapa de sus manos, huye como un cobarde, porque sabe y teme que la máscara no sea suficiente.
¿Tanto se avergüenza de ser Francisco Ángeles?

Habla, FA said...

Estimado Fantomas:

No niego que necesite una máscara. La necesita para perjudicar a quienes odia y dar el espaldarazo tácito a sus compinches. Usted, que dice combatir la ignorancia de los lectores, en realidad la fomenta. Fingiéndose de fuera, usted engaña con una imparcialidad que no tiene. Se averguenza de ser escritor que sabe que es. Ha dedicado tres post a comerciar con la imagen de Marco García Falcón y Alexis Iparraguirre, y ha creado un escandalete de bajo fondo que usted ha pretendido colocar bajo la más alta moral. Sin embargo, usted no tiene moral. Usted ha hecho esto otra vez y ha huido como un cobarde, entonces con nombre, pero tal vez ya era este fantoche. ¿Se acuerda de sus elogios hipérbólicos, gratuitos, falsos a Leonardo Aguirre, a su amigo Yushimito? Ah, ¿entonces se rasgo las vestiduras en nombre de la desinformación? No, entonces ser amigo era parte de la excelencia del comentarista, del plus del conocedor. Usted sentencia la canallada cuando tiene una máscara para quedar impune delante, pero cuando no, es el desacomplejado “amigo de todos” de la crítica. E igual que ahora, cuando todo se escapa de sus manos, huye como un cobarde, porque sabe y teme que la máscara no sea suficiente.
¿Tanto se avergüenza de ser Francisco Ángeles?

jorge con H said...

me gusta la lectura y es la primera vez hoy que visito el mundo de los blogs en mi humilde opinion tienen una bonita actitud juvenil por lo visceral y frontal