"Nothing. . . Everything. . . Nobody. . . Somebody."

Friday, September 7, 2007

Quiero mi ipod


Hace años mi hermano me mostró su ipod recién comprado: era blanco, grueso, y con una pequeña pantalla como la de los relojes digitales de antaño. De lejos se veía como un prodigio del diseño y ascéptico como un intrumento clínico. La ruedita con los controles era alucinante. Pero lo mejor era que este ipod se escuchaba de la puta madre, sobre todo si tenías los audífonos adecuados. Era de 40GB, como para no cansarse nunca.

Pero el tiempo pasó y los nuevos modelos empezaron a salir uno tras otro. Apareció el sorprendente ipodNano -justamente el que tengo, pero el primer modelo que resultó una cagada porque se rayaba con mucha facilidad- el shuffle, y hace unos días Steve Jobs, CEO de Apple, presentó el ipodtouch, un híbrido del iphone con el ipodvideo. Que tal gula tecnológica. Por un lado uno se siente hueveado con tanto márketing -si no es Apple no es cool-, pero por el otro uno tiene la sensación de estar modificando el quehacer mismo de la música siendo sólo consumidor de un reproductor. Es de locos.

Ayer me soplé la hora y media completa de la presentación de Jobs de su nueva línea de ipods. Siempre se viste igual -jeans y zapatillas- y hace todo lo posible porque te mantengas entretenido. Empezó con unas cifras y una en particular llamó mi atención: 32% de la música lanzada el año pasado fue hecha pública digitalmente y no en soporte de CD. La tendencia parece irreversible: los CDs van a desaparecer, como los dinosaurios, y si las cosas terminan siendo como Steve Jobs las sueña, los ávidos consumidores estarán conectados con un ipod a todo el mundo musical, más aún si este nuevo ipod tiene WiFi incorporado con el que puedes browsear lo que quieras y, mucho mejor aún, comprar lo que quieras. ¿Alguien podría extrañar el pasado?

Yo no. Es más, quiero mi ipodtouch ya. Lo único malo, para los peruanos, es que itunes -la plataforma a través de la cual accedes a la tienda virtual y controlas tu ipod- no funciona en Perú -y creo que en ningún país latinoamericano-, por lo que no puedes comprar nada (y no tengo idea cuáles seran los tejemanejes con el copyright para que eso pueda ser de otra manera). Lo que sí es gratis son los podcasts que muchas veces suelen ser tan o más interesantes que un buen artículo, pero tengo la impresión que no mucha gente les presta atención. Y esto me hace pensar que es algo raro que la blogósfera -o la comunidad virtual local en general- no haga mucho uso de una herramienta tan simple que es perfecta para entrevistas, debates y ponencias que no sean huevaditas de minutos, sino sólidas presentaciones de una o dos horas. Hombre, si apenas hay tiempo y no podemos estar yendo de charla en charla en persona, los podcasts nos ahorrarían muchísimo trabajo. Y para eso también un ipod es perfecto.

5 comments:

Anonymous said...

Que locura!!! Cómo avanza la tecnologia, yo me quedo con mi radiola de la abuela y mis discos LP de 33 jeje
Antonio Azul
www.antonioazul.blogspot.com

Anonymous said...

"Hace años mi hermano me mostró su ipod recién comprado: era blanco, grueso..."

ocraM said...

por suerte el ipod no era rojo o negro...

Catalina said...

Dios, yo aún estoy entendiendo el mecanismo de un ipod comun y corriente y ya me vienen a marear con esto. Mucha tecnología para mi

Pilarcita said...

Efectivamente, creo que para muchos (peruanos) el potencial de los podcasts (audio y video) están pasando desapercibidos.

Como en el mundo de los blogs, hay podcasts de calidad y contenido variado, pero hay para todos los gustos. Gracias a los podcasts, tú puedes estar en Lima y escuchar o ver clases de MIT, Stanford, Berkley, Yale o Penn, sólo por nombrar algunas, y lo mejor de todo es que son totalmente gratis. Yo por ejemplo, el otro día estaba estudiando sobre stem cells y pude ver clases dictadas en MIT, sin tener que moverme de mi escritorio, ni pagar nada. ¿No es eso increible? Y poco a poco siguen aumentando las universidades que empiezan a ofrecer podcasts de sus clases. La ipod no es indispensable. Puedes ver o escuchar los podcasts en la PC. También puedes grabar los audio-podcasts en un CD y escucharlos en un mp3 player, que es más barato que comprar una iPod. Sólo es cuestión de adaptarse.
Saludos.